LLÁMANOS +34 638 90 80 48
SÍGUENOS
Top

Que es un Òrísá

Debido a que muchos de nuestros artículos se refieren a los Òrísá, nuestros lectores nos preguntan mucho ¿qué es un Òrísá? Nosotros creemos que la mejor explicación a esta pregunta, según nuestra tradición. Es que ellos son la esencia divina de cada cosa en el cosmos. Y el gran ser cósmico Òlódùmárè, los utiliza para mostrar la ilimitada grandeza de su naturaleza. Pero para poder hablar de los Òrísá tenemos que introducirnos en la visión del cosmos Yoruba. Así como a los diferentes niveles en los que esta filosofía se aplica. Estos niveles sirven para explicar la vida, el comportamiento de la naturaleza y como el mundo energético-espiritual nos afecta a todos.

Pero, ¿qué es un Orisa?

Los antiguos yorubas creían que el mundo estaba rodeado, penetrado y gobernado por los Òrísá. La palabra Òrísá es un título, no un nombre personal. Ellos son los que gobiernan las fuerzas o esencias de la naturaleza “Òòsá”. A través de su mente o conciencia “Òrí”, es así que surge la palabra “Òrísá” que se traduce literalmente como “la mente que gobierna la naturaleza“.  De una forma similar a como la cabeza gobierna al cuerpo. A demás también es interpretado como la manifestación de Òlódùmárè (Dios).

Lo que se conoce como Òrísá es un espíritu de la naturaleza dotado de cualidades humanas. El cuál es la esencia espiritual tanto de una persona como de un pueblo o una familia. También establece control sobre ciertas actividades como la caza, o trabajo en metal. Así como también sobre el conocimiento de las virtudes y la utilización de las plantas.  El principal punto que se torna en discusión sobre los Òrísá. Es en lo referente a que se encuentran descendientes de estos seres. Lo cual ha desencadenado una multitud de interpretaciones.

Los Òrísá en la tierra

En el comienzo este culto a los espíritus de la naturaleza se ha confundido con el culto a los ancestros divinizados ègún gún.  Algo parecido a lo que pasa con Jesús que se considera la encarnación de dios y parte de la divina Trinidad. De ahi que se los allá sincretizado con santos católicos como Jesús o María.  Cuando en realidad si acaso quisiéramos buscarle un análogo sería más cercano a un ángel. Cuando analizamos los mitos vemos que Òlódùmárè creo a Òòsá-nlá quien a su vez se subdividió en los distintos Òrísá y que ellos crearon toda la materia que existe incluyéndonos.

Pero en la cultura yoruba al igual que en la egipcia los gobernantes durante las primeras dinastías fueron considerados seres divinos. Porque el ver a los gobernantes como Òrísá en la tierra garantizaba la cooperación y la unidad del pueblo.  Aunque normalmente no eran divinizados en vida, era tras su muerte cuando el gobernante se fusionaba con la deidad Òòsá. Adquiriendo la inmortalidad y la categoría de Òrísá, siendo entonces venerados como una deidad más en los rituales. De esta manera se los diferenciaba de los Ègún gún. Por este motivo el gran rey Obátàlá, decidió diferenciar a los gobernantes divinizados de los espíritus de la naturaleza, llamándoles Òrísá-nlá.

Origen de la cultura de Òrísá o Àsà Òrísá

“Como veremos a continuación, Àsà Òrísá es la base de un camino espiritual chamánico. El cual contiene varios sistemas terapéuticos que se vienen aplicando con muy buenos resultados desde hace miles de años.”

En la tierra yoruba existían muchos asentamientos gobernados por varios jefes político-religiosos. En aquellos tiempos prehistóricos, grupos de cazadores, pescadores, pastores y agricultores de raza negra. Se fueron extendiendo progresivamente por la sabana nigeriana hasta la franja de bosque tropical. Las investigaciones arqueológicas han encontrado evidencias de la presencia humana en el suroeste de la actual Nigeria por lo menos en el milenio X  a.c. Según estas investigaciones la primera cultura conocida que se desarrolló en territorio nigeriano es la Cultura Nok. Los cuales se cree tenían vínculos con los egipcios y florecieron entre los siglos VI y I a. C. en la zona del río Benue.

Con la caída de la civilización egipcia la cultura Nok tuvo un gran declive. Resurgiendo entre los siglos X y XIV, en torno a la ciudad sagrada de Ìfé. La que según los investigadores se fundó aproximadamente entre el 800 DC (siglo IX) y el 1000 DC (siglo XI). Este fue el punto focal de una nueva cultura nigeriana que más tarde se conocería como el imperio yoruba. El momento más importante del gran imperio yoruba fue a principios del siglo XII con la llegada de Ekaladerhan. Él era un príncipe de Benín, quien para evitar su muerte tuvo que emigrar de su tierra y cambiar su nombre a Odùdúwà. El entro en conflicto con Obátàlá el rey y chaman que gobernaba esta región junto a su esposa Ìyémò.

“Es muy importante resaltar que estos son hechos históricos, aquí no estamos ablando de mitos o leyendas, estos eran personas reales que vivieron en determinada época en la región de Ìlé Ìfé.”

Origen de los Òrísá

En la tradición yoruba se venera a Òlódùmárè (análogo a Dios padre) a través de los Òrísá, lo que podría considerarse Àsà Òrísá o cultura de Òrísá. Esta Àsà Òrísá tradición que aún sigue viva en la tierra yoruba, donde es representada por el Alààfin de Oyó (rey de Oyó). Se basa en que cada uno de estos Òrísá son las diferentes partes del vehículo por el cual Òlódùmárè se manifiesta físicamente en la naturaleza. Así como nosotros nos manifestamos a través del cuerpo. El cual tiene diferentes partes cada una con una función diferente. Òlódùmárè tiene en el cosmos, “su cuerpo” con sus diferentes partes, que son los Òòsá-nlá u Òrísá.

Del primer Òrísá u Òòsá-nlá partieron diferentes energías, que se encargan de cada detalle del Universo. Como ya hemos mencionado en el artículo sobre Òòsà-nlà, toda esta filosofía y los fundamentos sobre lo que es un Òrísá, se basa en los 256 Odù. Ya que los Odù son la base filosófico-espiritual del yoruba, considerada la matriz divina. La cual esta expresada en relatos relacionados con la interpretación del oráculo de caracolas u Owó erò mérìndínlógún. Según esta tradición a través del Odù llamado Èjìlá-Sèborá, número 12 en el mérìndínlógún, Òlódùmárè, dio nacimiento a todos los Orisa u Òrísá-nlá.

Origen de los Òrísá en nuestro linaje

La cultura de los Òrísá nos enseña que toda la realidad tiene naturaleza energético-espiritual, denominada Òlórún. Quien es la manifestación espiritual de la gran mente o ser universal Òlódùmárè. El cual se encuentra presente en todo lo que percibimos, pero también lo sobrepasa.  Por lo tanto, no le damos una personalidad definida al gran ser cósmico, representándolo como un ser abstracto y universal. Según nuestra tradición Àsà Òrísá, en el Odù llamado Èjìlá-Sèborá se explica que. El ser creador Òlódùmárè, dio origen al universo con un átomo de sí mismo, al que denominamos Òrísá u Òrísá-nlá.  Él es la primera y única divinidad creada por Òlódùmárè.

Orisa u Òòsá-nlá es confundido por algunos con el chamán y rey Obátàlá, porque este fue su más grande sacerdote. Pero Òrísá es la luz de la conciencia a la que el gran ser cósmico, le pasó el poder de la creación, la calabaza de la existencia o Igbá-Ìwá. Después el gran ser cósmico le dio la tarea de crear el universo y los seres que lo evitan incluyéndonos a nosotros. Por lo tanto en nuestra tradición los Òrísá son esencias de la naturaleza. Entidades energético-espirituales que constituyen en sí una imagen esencial del universo.

Los Òrísá poseen personalidades arquetípicas propias del animismo esotérico. Las cuales concentran en sus mitos muchas enseñanzas místicas sobre diversidad de áreas de la existencia y del comportamiento de la naturaleza. Al iniciarnos en “Àsà Òrísá” accedemos a un contacto directo a todo el manantial de sabiduría ancestral. Existen básicamente dos tipos de relación con los Òrísá. Uno es pasional, emotivo y se consuma a través de rituales como la iniciación, los retiros espirituales y el trance. El segundo es más filosófico y activo. Este último evoluciona gradualmente por medio de consultas oraculares, del estudio, las ofrendas y las oraciones.

Òrísá el inconsciente colectivo

Los perfiles arquetípicos de los Òrísá, se encuentran sumergidos en el inconsciente colectivo, formando parte de Òrí (la consciencia). Siendo su contenido un depósito de tendencias, impulsos y capacidades a las que llamamos Òrísá èlédá. Este ser nos influencia con la finalidad de que cada persona pueda experimentar ciertas experiencias propias de la vida humana. Así puede responder al mundo de manera similar a como lo hacían los antepasados de la especie. Estas figuras arquetípicas son universales, el anciano sabio, el héroe, el bufón, la doncella, la madre, etc. Estas tendencias que hereda el ser humano se expresarán y desarrollarán de maneras distintas. Esto dependerá del Ego, así como del contexto de las experiencias que le toque vivir a cada individuo.

La figura arquetípica de un Òrísá, no es una fuerza restrictiva, ni rígida, por lo cual tampoco resulta fácil de identificar o reconocer inmediatamente. Por este motivo el oráculo de Òrísá (Owó ero mèríndílògún) resulta ser la herramienta más fiable en la decodificación del arquetipo. La figura arquetípica de un Òrísá, es un formato que permanece progresivamente a través de las generaciones. La cual va estimulando diferentes reacciones en la mente de cada individuo. En este sentido, el contacto con la figura arquetípica de un Òrísá proporciona una experiencia personal e íntima. Sobre todo en relación a los asuntos y materiales que tienen afinidad con el Òrísá.

 “Para saber cuál es tu Òrísá, pide tu cita al teléfono 930 17 66 66.”

Òrísá el poder de dios en acción

Tal y como vimos en la parábola antes mencionada queda claro que Òrísá es una unidad compuesta. En ella se demuestra que Òrísá es una derivación plural de Òòsá (la divinidad). Que lo que demuestra es la pluralidad de las manifestaciones y el poder omnipotente, omnipresente y omnisciente de Òlódùmárè. Esto se refiere a que Òrísá es la diversidad de todas las manifestaciones de poder y autoridad de Òlódùmárè. Así es que podemos encontrar a Òrísá por fragmentos y completo al mismo tiempo. Òòsá significa por tanto, la infinita plenitud de fuerza y poder que emana del ser divino. Mientras que, la majestuosa deidad que refiere la pluralidad de Òlódùmárè desde el macro cosmos al micro cosmos es Òrí (la mente).

Ìlé àsà Òrísá o casa de la cultura de Òrísá

En los centros espirituales de esta tradición de Òrísá llamados Ìlé (casa). El iniciado desarrolla una conexión espiritual muy íntima y de auto-conocimiento. Esto lo hace a través del arquetipo de su Òrísá èlédá y en muchas ocasiones es llamado por el nombre de esa entidad. La metamorfosis que ocurre durante los rituales integra el yo personal del iniciado con el yo divino. Este duplo trascendental y arquetípico es la auténtica expresión de una identidad mítica y única. Debemos de tener en cuenta  también  que en cada Òrísá existen variantes en la energía.  Así como en los arquetipos de cada Òrísá llamadas “pasajes o caminos”. Los cuales surgen de la mezcla de energías entre un Òrísá y su complemento o adjunto.

Todo ser humano hereda alguna de las 12 imágenes arquetípicas básicas. Las diferencias culturales e individuales determinarán la forma en que estos arquetipos se manifiesten. Una de las cosas que más afectan a la manifestación arquetípica es el comportamiento que debemos tener de acuerdo a la función que estemos realizando. Dado que, con el objetivo de encajar socialmente, una persona suele usar diferentes comportamientos en diferentes contextos. Aunque la función de estos comportamientos es mejorar la adaptación al entorno. En ocasiones, esto puede afectar negativamente desviando a la persona de su eje arquetípico.

Si deseas saber más sobre tu arquetipo o sobre cómo se trabaja con los Òrísá, consúltanos.

Más adelante ampliaremos este artículo.”

User registration

Reset password