LLÁMANOS +34 638 90 80 48
SÍGUENOS
Top

Òsún “el espíritu del río”

Para todos nuestros lectores, dado que se acerca el aniversario de Òsún “el espíritu del río” dedicamos el presente blog. Ella es la dueña de las aguas dulces donde canaliza su energía, dueña del oro, y todo lo bello.  Es a ella a quien se dirigen las mujeres para embarazase y/o para cuidar a sus bebés. Ya sea que estén en la barriga o no porque tiene a su cargo el don de la fertilidad. Atributo que comparte con Ìyémòjá. Es uno de los Òrísá más populares debido a que a pesar de ser tanto frágil y sensual, también es determinada. Entonces cuando se le solicita ayuda utiliza la astucia para cumplir sus pedidos.

Sincretismo de Òsú

En nuestra tradición Òsún “el espíritu del río” es sincretizada con la virgen María. Según el catolicismo, vivió entre fines del siglo I a.C. y mediados del siglo I d.C. También los musulmanes la nombran en el Corán libro sagrado del islam. Casi todos sabemos la importancia de María en el catolicismo como madre de Jesús. Dentro del chamanismo afro-americano por extensión representa a la gran madre. Òsún e Ìyémòjá son las principales representantes del poder femenino. De hecho, la Palabra Òsún en yoruba literalmente significa mes. Por lo tanto, es un símbolo de la menstruación, así como del vínculo que existe entre la mujer y los ciclos lunares.

Posee varias fechas de celebración por su fusión con la virgen María, pero el 8 de diciembre es la principal. Porque es la Inmaculada Concepción sincretismo principal de Òsún el espíritu del rio. Esta fecha en que se celebra el aniversario de Òsún no fue elegida al azar. Se festeja nueve meses antes del aniversario del nacimiento de la Virgen María, conmemorando la fecha en que fue concebida. Este aniversario surge porque el 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, divulgó un escrito llamado Ineffabilis Deus. En él declaraba que el alma de María, en el momento en que fue creada, estaba adornada con la gracia divina y por consiguiente fue concebida sin pecado.

Òsún la divinidad del amor

Fue reina de Oyó como segunda esposa de Sàngó y su preferida. Dice la tradición que este se postro hacia sus pies en señal del respeto que esta le inspiraba. Òsún es principalmente la diosa del amor, pero a la vez es una guerrera valiente, lista para cualquier confrontación.  Cuando alguien le pide que interceda en el amor esta seductora Orisa desplaza a los competidores. Llamando la atención hacia ella, logrando ser la única capaz de centralizar la atención. En el arte de la seducción no puede haber nadie más que Òsún “el espíritu del río”. Sin embargo, ella se rinde por completo cuando encuentra el verdadero amor, después de todo el romance es su marca.

 

Òsún el espíritu del rio también tiene como una de sus áreas la actividad sexual y la sensualidad propia. Es considerada por las leyendas de las más bellas figuras físicas del místico panteón yoruba. Su búsqueda del placer y el sexo también implica la ausencia de conflicto abierto. Es de los pocos Òrísá que absolutamente no le gusta la guerra. En su danza tribal Òsún “el espíritu del río” trae en su mano un espejo, revelando su condición magnética de la seducción. Ella se baña en el río, peina su pelo, se pone sus joyas y pulseras, todo esto con movimientos provocadores.

Origen de Òsún el espíritu del rio

En la tradición yoruba Òsún el espíritu del rio, es la esencia del agua dulce.  Debido a ello es el nombre de un río en Òsógbó (Nigeria) considerada la morada mítica de este Òrísá. Aunque es común la asociación entre ríos y animismo femenino en áfrica, Òsún se destaca como dueña del agua dulce y por extensión, de todos los ríos. Òsún el espíritu del río se venera especialmente en las cascadas, donde se considera más potente su manifestación. Por ello en este lugar las ofrendas rituales suelen ser llevadas por los devotos. Estos ríos y cascadas son imágenes nítidas de su influencia. Para el observador experimentado indica que detrás de una superficie aparentemente tranquila puede haber corrientes fuertes y profundas cuevas.

Así que su elemento es el agua, el movimiento sinuoso y discreto en los ríos. Dejando las lagunas pantanosas y el agua semiárida a Naná Bòròkún la anciana sabía. Òsún “el espíritu del río” es conocida por su delicadeza. Las parábolas y leyendas le adornan con ricas vestiduras y pertenencias personales. Su imagen se asocia a menudo con la maternidad, siendo común que se la invoque con la expresión “Mama Òsún”. A ella le gusta usar collares, joyas, todo lo relacionado con la vanidad, perfumes, etc.

Camino o pasajes de Òsún

Òsún Èpá àná dá Ìbéjì 

Se representa como una inteligente mujer-niña que juega con muñecas, alegre, sonriente, llena de cariño y muy elegante. En este pasaje Òsún “el espíritu del río” en el que se expresa como Èpá àná dá Ìbéjì, está asociada con todo lo que comienza. Como el nacimiento de un proyecto, la germinación de las plantas, el nacimiento de un ser humano y la niñez. Pero por sobre todo en las fuentes naturales de agua que brotan de la tierra o entre las rocas de los ríos es decir los manantiales. Ella está estrechamente vinculada a Sàngó Aganjú Ìbéjì, debido a que juntos forman dos entidades distintas. Su función básica de indicar las polaridades en el universo, los opuestos coexistiendo.

Òsún Èpá àná dá

Tiene el título de Ìyá-lódè entre el pueblo yoruba. “La que manda las mujeres en la ciudad, arbitra disputas y es responsable por el buen orden en el pueblo”. Amante de la fortuna, el esplendor y poder, Òsún “el espíritu del río” hace todos los esfuerzos para lograr sus objetivos. También a través de actos extremos contra cualquiera que se interponga en su camino. En las parábolas ella hace uso de su don de seducción para satisfacer su mayor deseo ser amada por su pueblo. Por ello asume grandes riesgos, tomando tareas difíciles por el bien de la comunidad.

Òsún Àdéhùn

Compañera inseparable de Òsányìn expresa la abundancia, a través del crecimiento de los campos y de los vegetales. Òsún “el espíritu del río” es la musa que en los rituales danza con su espejo en la mano reflejando su impresionante belleza. La amada madre que concede la fertilidad dando lo todo por sus hijos. Por todos sus atributos la hermosa Òsún no podía ser menos que admirada y amada. No por casualidad su color de oro amarillo es brillante, porque como cantaba Caetano Veloso, “a la gente le gusta brillar” y Òsún es el propio resplandor.

Òsún Òlóbà

Òsún “el espíritu del río”, dueña de las uniones y los reencuentros. Lleno de joyas, es la reina que no se niega nada, totalmente entregada a su pueblo. En la mitología de Òrísá se presenta con características que la hacen muy popular en los rituales de origen negro. También en las manifestaciones artísticas de esta tradición. Esta deidad utiliza toda su astucia y encanto extraordinario para ganar los placeres de la vida y realizar varias hazañas.

Òsún Àdókó

En este aspecto Òsún es Ìyá-nlá “la gran madre”, la mujer sabia, generosa y compasiva, que nunca se enoja. Ella llega conjuntamente con Naná Bòròkún en forma de una dulce y apacible lluvia. Riega con sus gotas los campos ansiosos y esperanzados del agua que cae del cielo. Esto hará germinar a las semillas que luego se transformarán en plantas, vegetales y pastos para alimentar al ganado. Todo pueblo que tenga a Òsún “el espíritu del río” como visitante, es imposible que sufra miserias, escasez o hambre. La lluvia junto con el sol y el tierno calor del clima en primavera hacen que los campos florezcan.

Arquetipo de los Òmò t´ Òsún

Los que presentan este perfil, llamados Òmò t´ Òsún, son más bien discretos, ya que, así como aprecian destacar socialmente siendo populares, temen los escándalos o cualquier cosa que pueda empañar su imagen inofensiva, amable y bondadosa, que han construido cautelosamente. Una imagen dulce, que esconde una fuerte determinación y una ambición bastante notable ya que les gusta mandar. De hecho, los hijos de Òsún “el espíritu del río” presentan tendencias narcisistas. Son muy poco aficionados a alguien que no sean ellos mismos. Pero su facilidad para la dulzura, sensualidad y afecto pueden hacer que parezcan los seres más apasionados y dedicados en el mundo.

Tal vez nadie ha sido tan feliz al reconocer el arquetipo de Òsún como el investigador de la tradición africanista, el francés Pierre Verger, quien escribió:

“El arquetipo de Òsún son las mujeres finas y elegantes. Con pasión por la joyería, perfumes y ropa cara.  Representándose en las mujeres que son símbolo de encanto y belleza, presentan una apariencia voluptuosa y sexy. Pero con un carácter más reservado que las Òmò de Òyá. Evitando contradecir la opinión pública, a la que dará mucha importancia, preocupadas por el que dirán. Bajo su apariencia elegante y seductora, ocultan una voluntad muy fuerte y un gran deseo de crecer en la vida”.

“Todas las palabras de la boca de los hijos de Òsún deben ser tenidos en cuenta. No solo porque tienen el don de la palabra, sino por  la enseñanza de hechizos y el poder revelar presagios”.

Otros atributos de Òsún el espíritu del rio

Òsún el espíritu del río es la deidad de la belleza por excelencia. En África su metal era el cobre, símbolo de la riqueza y el amor. Con la dispersión del pueblo yoruba se la asocia actualmente al oro, a todo lo bello y a la riqueza fruto de las entrañas de la tierra. Es un ser espiritual, totalmente maternal, ama a los niños. Como ya hemos mencionado tiene a su cargo el don de la fertilidad y la proliferación. Es esencialmente el Òrísá de la mujer. Preside la menstruación, las trompas de Falopio, el óvulo, el embarazo, el parto y el control de la fecundidad.

La maternidad es su gran fuerza, de modo que cuando una mujer tiene dificultades para quedar embarazada es a Òsún a quien pide ayuda.  Su responsabilidad es asegurar tanto el feto durante el embarazo como el parto, donde Ìyémòjá sostiene la cabeza y la entrega del niño sus padres. Òsún cuida a los niños recién nacidos hasta que aprenden a hablar. Desempeña un papel importante en los ritos de iniciación, que son considerados gestación y nacimientos espirituales.

Òsún mostró que la menstruación no es motivo de vergüenza y de inferioridad en las mujeres. Por el contrario, proclama la realidad del poder femenino, la capacidad de tener hijos. La fecundidad y la fertilidad son, por extensión, la abundancia y la riqueza y en un sentido más amplio, la fertilidad actúa en el campo de las ideas, despertando la creatividad de los seres humanos, lo que permitirá su desarrollo. Este es el Òrísá del amor, Òsún el espíritu del río es dulzura seductora, debido a esto todo el mundo quiere tener sus favores, probar su miel, su encanto y por eso le ofrecen perfumes y bellos artefactos, todo para satisfacerla.

Para más información sobre este y otros temas relacionados con el chamanismo afro-americano ponte en contacto con nosotros.

User registration

Reset password