WHATSAPP: +34 93 017 66 66
SÍGUENOS
  • No products in the cart.
Top

Òsányìn “señor de la medicina”

Como siempre que se acerca, la fecha de celebración de algún espíritu de la naturaleza, perteneciente al chamanismo afro-americano Àsà Òrísá, creamos un artículo de blog. Para que todos nuestros seguidores, tengan información sobre cada uno de estos Òrísá. En este caso, vamos a referirnos a Òsányìn “señor de la medicina”, sincretizado con San Roque. Quien, obtuvo fama de sanador, peregrinando piadosamente por toda Italia. Él viajo, curando a los afectados de peste, a finales del siglo XIV. Por este motivo, es que en el día 16 de agosto, se realizan ceremonias chamánicas, en honor al espíritu de la sanación; la química, la esencia de la medicina y del sacerdote curador, nuestro amado Òrísá Òsányìn, Ossanha,Ossain u Ossaim.

Cualidades de Òsányìn “señor de la medicina”

Òsányìn “señor de la medicina”, es el Òrísá del verde, representando el contacto más íntimo y misterioso con la naturaleza. Su dominio se extiende a todo el reino vegetal, plantas, árboles y arbustos, pero aunque en esencia todas las partes de las plantas le pertenecen. Su energía (àsé), se manifiesta con mayor intensidad en las hojas, más específicamente en la savia de las plantas extraída de las hojas.

Gracias a este dominio, es una figura de extrema importancia, ya que prácticamente todos los rituales de la tradición Àsà Òrísá, utilizan las múltiples propiedades de las plantas de una manera u otra. Ya que, la oscura sangre que proviene de los vegetales, es considerada el trasmisor energético por excelencia. Y es utilizada, tanto en forma de baños, ungüentos o como infusiones, bebidas rituales, entre muchas otras formas de uso.

El gran alquimista

Òsányìn “señor de la medicina”, es una entidad de vital importancia. Ya que, al ser dueño del poder energético-espiritual, existente en las hierbas. Y portador de la sabiduría, para utilizar sus virtudes; aplicándo esto, en rituales y medicinas. Como todos saben, de las plantas se sacan la mayor parte de los medicamentos del mundo. Y por lo tanto, las hojas están relacionadas con la medicina.

Con lo cual, el gran alquimista Òsányìn, está estrechamente relacionado con la medicina. Almacenando, oculto en su bosque, una cura mágica para todas las enfermedades de los hombres. Un poder, contenido en las virtudes de todas las hojas. Muchas veces, la intervención de este Òrísá, en el tratamiento a personas enfermas, también se invoca con la ayuda de Obalúaiyé. El cual, es el otro espíritu que representa, la esencia de la sanación; dentro de nuestro culto chamánico.

Sin hojas, no hay Òrísá

Más allá de esto Òsányìn “señor de la medicina”,  se encuentra presente en todo ritual de Àsà Òrísá, ya que le pertenece el Omíèró (el agua que calma, o el agua del secreto), que todo purifica, consagra y contiene. Como dice el proverbio yorùbá. Kò sí èwé, kò sí Òrísá, (Sin hojas, no hay Orixá).

Es una entidad espiritual muy venerada en toda latino-américa donde es conocido por varios nombres; Ossãe, Osanya, Osanha, Òòsá-nyìn, Ozaín, Òsányìn, Ossanha y Osaña. Estas dos últimas son las formas más populares de llamarlo y debido al sonido final de la palabra se confunde a menudo con una figura femenina.

Sus hojas son los elementos esenciales en todos los rituales chamánicos de la cultura de Òrísá y con los que se realizan tanto las iniciaciones, como las magnetizaciones energéticas de todos los Òrísá a través de los baños hechos de hierbas. Este tema es tan extenso y de tal importancia que hemos decidido crear un artículo de blog exclusivo para Baños energéticos.

Origen de Òsányìn “señor de la medicina”

Esta entidad espiritual surge de la evolución que tuvo en algún momento Ìnlé, uno de los arcaicos Odé (espíritus portadores de los secretos del bosque esencias de la casa, la pesca y la recolección). El cual también poseía el secreto de la medicina primitiva, la cual se transforma en la fuente de sabiduría del médico brujo del panteón Yorùbá.

Debido a que su esencia, manifiesta un carácter silvestre y conservador. En la estructura de pensamiento antigua, se pensaba que; Òsányìn evitaba totalmente los lugares, donde la mano del hombre ha contaminado la naturaleza, su dominio. Por consiguiente, en sus orígenes, se consideraba que esta energía no se aventuraba; en granjas u otros lugares donde el hombre ha cultivado la tierra y hay casas construidas.

Su representación totémica

Por su vínculo con Àròní, el espíritu del bosque representado totémicamente en el sagrado árbol Ìrókò, Òsányìn es una esencia energético-espiritual que gobierna todo el bosque junto con los  Odé y que por lo tanto solo se encuentra al aire libre. A pesar de esto la necesidad de los antiguos trasmisores de esta tradición provocó grandes adaptaciones.

La transculturización y el sincretismo género que la antigua representación de este gran espíritu del bosque, se tuviera que ampliar. Representándose, no solo en el bosque y al aire libre, sino que también dentro del altar. Conjuntamente, con otros Òrísá, dando como consecuencia, que surjan diversas representaciones totémicas.

Por este motivo, esta esencia espiritual no solo se representa en piedra (Otá); como la mayoría de los Òrísá. Sino que también, se representa en un muñeco, totémico de madera  llamado okó gangan. El cual tiene una sola pierna, aunque una muleta bajo el brazo corrige el faltante, ya que una vez asentado su tótem debe permanecer en pie, simbolizando al sagrado árbol Ìrókò.

Su influencia en las personas

Por el motivo antes mencionado a los que pertenecen al arquetipo de Òsányìn “señor de la medicina”, se les atribuye un andar característico, que no es cojera, pero es como si fuera que una de las piernas tuviera menos fuerza que la otra. Tienden a ser muy reservados y más bien solitarios solo se involucran en las cosas que realmente son importantes no pierden el tiempo en asuntos tontos. Es un Òrísá de gran fortaleza interior y su influencia en las personas se caracteriza por tener mucha paciencia en todos los aspectos.

Bàbálòsányìn e Ìyá-èwé

Aunque hoy en día este chamanismo se ha urbanizado adaptándose a las grandes ciudades. Por lo antes mencionado antiguamente no se consideraba apropiada la recolección de hojas cultivadas en jardines o invernaderos, utilizando únicamente para los rituales las plantas silvestres que crecen libremente sin la intervención del hombre.

Por este motivo en latino-américa los grandes centros espirituales de esta tradición, no cultivan todo el jardín dejando zonas dedicadas a Òsányìn “señor de la medicina”. Àreas donde sólo los sacerdotes especializados en plantas llamados Bàbálòsányìn o Ìyá-èwé pueden entrar, en el que las plantas crecen de la manera más salvaje posible.

En otras partes del mundo con menos posibilidades medioambientales y urbanísticas los chamanes acceden a parques u otros lugares similares, aunque muchos también utilizan directamente las plantas cultivadas de su jardín, las cuales están debidamente imantadas con el fin de atraer las virtudes energéticas de este gran Òrísá.

Los guardianes del bosque

Independientemente de donde recojan las plantas siempre se respetarán ciertas reglas que permiten mantener la vibración energética de Òsányìn “señor de la medicina” y que el flujo de la vida se mantenga. Por este motivo cuando los chamanes de esta tradición, ya sea que recojan plantas de su propio jardín, entran en un parque o en el monte, bosque o selva, con el propósito de hacer la recolección de hierbas sagradas para los baños y la sahumación entre otros rituales, debe pedir permiso primero a Òsányìn para tal tarea.

Es de vital importancia para esta tradición mantener vivo el respeto y devoción por la naturaleza, tomando las precauciones necesarias para cada acto, especialmente en la recolección de las plantas. Porque si no lo hacen, ninguna de las hojas retiradas tendrá àsé (energía) y los hechizos no tendrán efecto.

Consejos sobre la recolección de plantas

Todos aquellos que entren en su reino con la intención de recoger sus hojas que tanto pueden sanar como matar. Deben tener en cuenta que sin el debido respeto y sin la debida firmeza espiritual, sus hierbas no conseguirán el efecto deseado e incluso pueden actuar al revés, causando muchos trastornos ya que esto se consideran intrusos, que faltan el debido respeto a su dominio.

A demás de la debida preparación del recolector, junto a la planta cortada, siempre se debe dejar algunas monedas como ofrenda y un puro con un poco de miel. Asegurando así que la vibración energética y conexión básica de la hoja se mantiene incluso después de que se ha extraído de la planta y por lo tanto el vínculo no se corta continuando la vitalización que el suelo le daba, así como la transformación alquímica que esta produce naturalmente.

“Para saber más sobre este y otros espíritus de la naturaleza contacta con nosotros.

Post a Comment

Abrir chat

User registration

Reset password