LLÁMANOS +34 638 90 80 48
SÍGUENOS
Top

Òòsá-nlá “el gran Òrísá”

Unos días antes de terminar cada año, tenemos un aniversario muy especial este es el de Òòsá-nlá el gran Òrísá. El responsable según la mitología yoruba de la creación del mundo y sincretizado con Jesús el cristo. Debido a esto en las fiestas del 25 de diciembre en donde se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret. Nosotros hacemos un homenaje en conmemoración del principal Òrísá de la creación. La navidad es una fiesta celebrada por millones de personas alrededor del mundo independientemente de sus creencias religiosas. Para nosotros es una oportunidad de purificarnos, conectar y reencontrarnos con la luz de Òòsà-nlà, símbolo tradicional de la pureza.

Origen de Òòsá-nlá “el gran Òrísá”

Para desarrollar el concepto de Òòsá-nlá, es importante mencionar el origen del universo según la filosofía de nuestro linaje chamánico. Nuestra tradición cuenta que, en el principio, “el ser universal” que todo lo contiene era conocido como Òlórún. Él materializaba su maza energética Òrí (conciencia), en estado latente de compresión y expansión. Única forma de expresión en la primera dimensión o campo cuántico. Lo que podríamos definir como una intermitencia “0 y 1”, nuestros ancestros llamaban a esta discontinuidad “La”. Enseñándonos que esta es la vibración sonora original, algo similar a la actual teoría de cuerdas.

Esta interrupción y continuación sucesiva de energía e información dio origen a materializaciones en la segunda dimensión. Se generó el ser conocido como èérìndínlógún (16), refiriéndose a los 16 Ojú odù o paquetes de la creación. De esta manera Òlórún (Señor del espacio energético-espiritual) paso a llamarse Òlódùmárè, Señor de todos los Odù. Los cuales se expresan en Òrò (hablar) como una forma de orden en el que la vibración energético-espiritual forma palabras que dan coherencia a los sonidos. Así es que nace Òòsá-nlá u Òrísá-la la primera palabra, el padre de todos los Òrísá. Su papel en este panteón es único, nadie tiene su jerarquía. Es la primera manifestación del gran espíritu universal Òlódùmárè.

Òòsá-nlá fue el primer Òrísá (expresión de conciencia ordenada). Por esto el blanco es su color y todo lo que está ligado a la luz blanca. Es por esto que todo lo que sea de este color se considera manifestaciones de Òòsá-nlá. En nuestra dimensión, los 16 Ojú odù se multiplican entre si generando los 256 paquetes de información energético-espiritual positivos o negativos. Se dividen en dos grupos: “Òlódù” u Odù Mayores (o méjì), son 16 y “Òmòdù” que son los restantes 240. Así es básicamente como funciona nuestro oráculo de Òrísá u Oráculo de caracolas. En esta dimensión Òlódùmárè pasa a llamarse Èlédá (creador). Es la esencia del gran ser cósmico en todos nosotros más conocido como Òrísá èlédá.

Características generales de Òòsá-nlá

En el plano físico Òòsá-nlá, el gran Òrísá se manifiesta como la atmosfera. El cielo, que al tocar el mar representa simbólicamente el acto sexual entre ambos del cual nacen todos los Òrísá. Según la leyenda, Òòsá-nlá habría tenido la mayoría de sus hijos con Ìyémòjá. Y solo tres con Naná Bòròkún que son Ìrókò, Sònpònnó, y Lódè. Estos pasaron a ser de otra cultura y/o tribu que es la Dahomeana o Djèjé. Según nuestra tradición, el mensajero directo y mano derecha de Òòsá-nlá es Ògún. Por lo tanto se le puede pedir a Ògún interceda sobre su padre.

Pasajes de Òòsá-nlá “el gran Òrísá”

En el círculo chamánico de Òrísá o Sìré Òrísá también conocido como rueda de batuque, Òòsá-nlá es el último en aparecer. Siempre diferenciando si es joven (Òòsá jè yam) o viejo (Òòsá-olúfón). Es merecedor del máximo de los respetos, pues él almacena todo lo que ha acontecido. Contiene toda la información desde el inicio de los tiempos y todos los conocimientos del universo. Los aspectos, caminos, manifestaciones, atributos, conceptos y alabanzas de Òòsá-nlá están relacionados con su capacidad y autoridad para crear. Òòsá-nlá, el gran Òrísá es la energía autosuficiente que da la vida y la armonía sobre la tierra.

Òòsá jè yam u Oxaguian

Esta manifestación joven y guerrera de Òòsá-nlá muy similar al arquetipo de Ògún. Se ganó el nombre de Òòsá jè yam u Oxaguian por su afición a la harina de ñame. A tal punto de que él invento el mortero. Las otras deidades impresionadas por su manía, le apodaron Òòsá jè yam que significa “Orisa devorador de yam”. Desde entonces se lo designa de esta manera. Según nuestra tradición, el universo fue creado por Òlórún y los hijos de Òlórún son los Òrísá. Cada uno con deberes y responsabilidades que reciben sobre la creación. El primer y más antiguo de los Òrísá es Òòsá-olúfón, su Padre y se le atribuye la creación del hombre.

Bòkún

Este camino es el niño guerrero, va de la mano con Ògún generando a su paso la transformación del mundo. Este Òòsá jè yam deposita en las mentes de las personas valores e ideas que cambian el mundo. Ògún proporciona los medios para la transformación, ya sea a través de la tecnología o la guerra. De esta manera Òòsá-nlá promueve el progreso y el dinamismo, movimiento constructivo de la cultura material. Su dominio son las luchas diarias con el fin de mejorar los medios de vida. Siempre con el empleo de la paz fomentando el trabajo y superación.

Dàkún

Òrísá de las innovaciones y las invenciones. Mientras Ògún proporciona medios como herramientas y armas, Òòsá-nlá en este camino proporciona la inteligencia y la voluntad de ganar. En este pasaje Òòsá-nlá representa el comienzo de un movimiento como proveedor. Siempre es retratado como un guerrero fuerte e innovador, astuto y conquistador, la búsqueda de la mejora, la no conformidad. Es un Òrísá asociado con el sustento de la vida diaria. Por esto disfruta cuando las mesas son abundantes en productos que vienen de lo profundo de la tierra o el bosque. Él tiene todas las armas y las utiliza para alcanzar sus objetivos. Estos son dar a los hambrientos y tomar de los que tienen demasiado.

Òlókún

Este es un Òrísá andrógino que por sus características ha sido asimilado por Òòsá-nlá en el proceso de transculturización afro-americano. Òòsá-nlá Òlókún es una mescla entre fuerza y sabiduría. Su energía se manifiesta a través de las riquezas del fondo del mar. Por ello algunos lo consideran un aspecto masculino de Ìyémòjá cuando en realidad es su progenitor. Posee todo el poderío del rey guerrero Òòsá jè yam representando al cielo (Òrún) que al tocar el mar crean la frontera entre en cielo y la tierra “Tala” o la frontera entre este plano (Aiyé) y el plano espiritual y divino (Òrún). Por este motivo en nuestra tradición Òòsá-nlá Òlókún es el encargado de recibir a los espíritus que cruzan esa frontera.

En este camino Òòsá-nlá, el gran Òrísá está relacionado con los secretos profundos de la vida y de la muerte. Por este motivo a Òòsá-nlá Òlókún se le pide por salud, prosperidad y evolución material. Es el Òrísá de los mares y océanos que como el son muy peligrosos e inestables. Según su estado de ánimo Òlókún puede provocar desde terribles tormentas y tempestades hasta olas tranquilas y pacíficas. De hecho, el provoco la inundación universal de la que habla la Biblia. Por esto es que nunca nadie intenta invocarlo sin un importante motivo. A pesar de que Òòsá-nlá Òlókún es el dueño de las riquezas del mar sus ropas son muy sencillas. Ya que su aspecto es suficiente para demostrar su poderío.

Arquetipo de los Òmò t´ Òòsá jè yam

Las personas con este arquetipo suelen ser altos, delgados, posiblemente robustos, pero no son agresivos ni rudos. El liderazgo es su especialidad, pero las características de los Òmò t´ Òòsá jè yam se dividen en dos. Algunos son muy habladores, algo bohemios, amigos de las intrigas y también muy orgullosos. Mientras que otros son más callados, muy volcados a la familia y saben guardar los secretos. Pero todos comparten una característica fundamental, son obstinados o decididos como ellos mismos dicen. Ambos son idealistas, defensores de los desamparados, los débiles y los oprimidos. Suelen ser orgullosos y siempre sedientos de hechos gloriosos.

Òròmílàìyá

Ésta es la entidad del Oráculo de caracolas que antes mencionamos. Interviene en cada uno de los 256 Odù físicamente representado por 16 caracolas (òwó erò mèríndílògún). Es quien conoce las preferencias y los tabúes de todas las figuras arquetípicas. Por este motivo no es un Òrísá regente o custodio. Òòsá-nlá Òròmílàìyá es quien interpreta los deseos de Òlódùmárè para la humanidad. Es también quien decide que se debe hacer en cada momento determinado.  Adquirió el puesto de autoridad y supremacía por encima de todas las deidades. Fue el único que supo cómo neutralizar las fuerzas de Èsú a través de su reconocimiento, ofrendas y sacrificios. Òròmílàìyá es considerada la patrona de los conjuros, pues es la única deidad capaz de conjurar con la palabra hablada.

Jòbòkún u Òòsá-olúfón

Considerado el Òòsá-nlá más viejo, curvado por el peso de los años, camina con dificultad y vacilación, como si estuviese atacado por el reumatismo. Él apoya sus pasos vacilantes en un òpá sòrò, una vara grande de metal o madera pintada de blanco. La cual esta coronada por la imagen de un pájaro y adornada con discos de metal y pequeñas campanas. Considerado como el Òrísá de la paz, la paciencia, todo lo que se refiere a Òòsá-nlá se vincula la calma y la tranquilidad. Debido a que su color es el blanco inmaculado. A las personas con este arquetipo, se les recomienda no usar ropa de color negro, rojo o tonos oscuros. Su día es el domingo. Su danza es lenta y cadenciosa ya que él va al ritmo del caracol.

Arquetipo de los Òmò t´ Òòsá-olúfón

La tendencia destacada de los regidos por el arquetipo de Òòsá-nlá viejo se traduce en un carácter más bien tranquilo. Aproximándose más al arquetipo general, aunque con un matiz un tanto huraño, hosco e intolerante. Como rasgos más generales los que poseen este perfil son muy dedicados y caprichosos. Además, se preocupan por mantener todo siempre bello, limpio, con armonía y afecto. Respeta a todos, pero también demanda que se le respete. Son creativos, generosos, inteligentes, sabios, justos, idealistas, los defensores de los de abajo, los débiles y los oprimidos. En su aspecto negativo, sin embargo, también son lentos, mandones, obstinados y pueden ser violentos.

Para saber cuál es tu Òrísá arquetípico o simplemente conocer mas sobre este y otros temas de esta tradición ponte en contacto con nosotros.

 

User registration

Reset password