LLÁMANOS +34 638 90 80 48
SÍGUENOS
Top

Que son los Òrísá èlédá

Esta es la segunda parte del artículo en el que hablamos sobre qué es un Òrísá. Hemos creído de gran importancia realizar este segundo artículo debido a que los Òrísá èlédá son la base de nuestra tradición chamánica. Más allá del trabajo directo con los Òrísá a través de su propia ritualistica ancestral. Nosotros trabajamos con los espíritus desencarnados del septenario sagrado. Los cuales a su vez trabajan con las fuerzas de los Òrísá Erùnmólè (Erù-Ìnmólè). Estos seres del septenario sagrado aunque trabajan con muchos Òrísá, se centran en los Òrísá èlédá (espíritus creadores).

Debido a que el Òrísá èlédá es el espíritu de la naturaleza que nos auxilia cuando llegamos y partimos de este plano. De igual manera él nos asiste y nos guía cuando atravesamos otros cambios o transiciones. Momentos específicos después de los cuales, la vida no vuelve a ser la misma. Por lo antes mencionado podemos entender que el Òrísá èlédá u Òrísá tutelar. Es el espíritu que no solo nos acompaña en nuestros procesos de encarnación y des-encarnación. Sino que también nos ayudará a asimilar los cambios más profundos aun estando en éste plano físico.

Recordemos qué es un Òrísá

Los que hayan leído el artículo anterior seguro tienen claro que Òrísá es un nombre genérico. Por lo que podríamos definirlos como un grupo de seres de luz que se manifiestan a través de las fuerzas de la naturaleza. Estos seres de luz están siempre deseando poder ayudarnos en nuestro camino evolutivo y en nuestro mayor bienestar. El encargo y ministerio que tienen estos Òrísá así como el vínculo con los seres humanos se sustenta a través de los Odù. La presencia de nuestro Òrísá èlédá o ser superior se hará tangible en el oráculo de caracolas. Con el oráculo de caracolas podremos canalizar mensajes de estos maravillosos seres de luz que son los Òrísá.

“Si deseas una consulta con el oráculo de caracolas pide tu cita al teléfono 930 17 66 66.”

Este oráculo es la forma para decodificar los mensajes contenidos en los Odù y por extensión con el gran espíritu universal. Òlódùmárè, el gran ser cósmico para manifestarse en la materia se condensó, fragmentó y fractalizó. Es decir que nosotros y los Òrísá somos en esencia, similares al gran ser cósmico, misma esencia, pero diferente tamaño. Por ejemplo, los espirales de las caracolas son como las galaxias, los rayos como los deltas en los ríos y estos son solo algunos fractales naturales. El Òrísá èlédá o Òrísá custodio, es el espíritu de la naturaleza del que somos fractales. Es decir que somos un fragmento de una estructura básica “Òlódùmárè” que se repite a diferentes escalas.

Cultura de Òrísá èlédá en África

En la mayoría de los pueblos del imperio yorùbá, cada Òrísá èlédá está ligado originalmente a una ciudad o a una región entera. Se trata de una serie de cultos regionales o de tribus como la de Sàngó en el estado de Oyó, antigua capital política del imperio Yorùbá (Nàgó). Ìyémòjá en las regiones de Ègbá y Ègbádò, Ègbá de la costa donde es más conocida como Ìyémò. Ògún principalmente en Ekiti y Ondo, aunque el gran Òrísá guerrero es conocido por todo el imperio Yorùbá. Òsún el espíritu del rio es el Òrísá principal para los Ìlésá o Ìjésá y Igebus. Òsányìn, el arcaico Ìnlé aparece como regente principal en Ilobúno y Òtín la amada hija del gran Ìnlé lo es en Inisá. Por otro lado Odé también conocido como Òsóssí es el protector de ketú y así con muchos otros Òrísá èlédá.

Los Òrísá èlédá viajaron de los pueblos cercanos a Ìlé Ìfé a otras regiones africanas. Por la expansión del reino y las conquistas ellos fueron llevados por las tribus en el curso de sus emigraciones. Como hemos visto anteriormente en los lugares donde se formaban grupos numerosos el Òrísá èlédá tomaba tal amplitud que englobaba un clan familiar y hasta a veces toda una tribu o nación. Si una persona se instalaba sola con su familia, el Òrísá èlédá asumía una función de deidad personal y familiar. De esta manera cuando se juntaban muchas familias y se mezclaban los Òrísá personales daban lugar a que se formaran los Erùnmólè o Erù-Ìnmólè, palabra que significa carga espiritual. Refiriéndose al grupo de Òrísá que carga por linaje o familia espiritual una persona.

Cultura de Òrísá èlédá en América

Como veremos a continuación las cosas en África son muy diferentes de lo que son en latino-América. Donde la presencia de otras culturas dio origen a grandes cambios en el funcionamiento social de esta tradición. Mientras que en África el pueblo está totalmente adaptado al culto a la naturaleza y tiene una mentalidad sincrética. En América por el predominio de la cultura occidental estas tradiciones se tienen que enfrentar a los prejuicios. Nosotros creemos que fomentar el diálogo intercultural puede ser la mejor vía para erradicar la discriminación cultural y contribuir a la convivencia. Porque lamentablemente tanto el fundamentalismo religioso como el antirreligioso a lo único que nos lleva es al estancamiento.

Más allá de lo antes mencionado existen en la actualidad numerosos tipos de cultos de matriz africana en América. En casi todos ellos tenemos varias formas de que las personas suelen identificarse frente a esta tradición africanista.  Por un lado, están los sacerdotes y adeptos, es decir personas que afirman abiertamente la pertenencia a estas tradiciones de matriz afro. Estos los diferenciamos de los practicantes, que son aquellos que, si bien realizan prácticas habituales en ritos o celebraciones, no lo mencionan públicamente. Por otro lado tenemos a los no practicantes o hijos de fe. Estas son personas que por alguna razón asumen el contenido filosófico, pero no participan de prácticas, ritos o celebraciones.

Ègbé la comunidad chamánica

Existen en cada casa de tradición africanista de América, múltiples Òrísá personales reunidos en torno de un Ègbé (comunidad chamánica). Tal comunidad es el símbolo del reagrupamiento entorno a algún Òrísá èlédá original y a la región a la que pertenecía. Con el pasar del tiempo y por la transculturización la definición y la concepción de lo que es el Òrísá èlédá en América han evolucionado. Progresivamente, las tradiciones chamánicas africanistas en América fueron aumentando el número de sus adeptos. Ya no solamente se incluía a afro-descendientes o mulatos cada vez más claros, sino también europeos, y asiáticos. Personas absolutamente desligadas de raíces africanas.

A pesar de esto los vínculos entre los Òrísá èlédá y estas personas tienen un carácter de perfecta autenticidad. Porque no se trata de la posesión con el Òrísá ancestral que vuelve al mundo físico temporalmente en el cuerpo de uno de sus descendientes. Africanos y no-africanos tienen en común tendencias innatas de un comportamiento general, correspondiente a los remanentes arcaicos, dado que los Òrísá èlédá son arquetipos que pertenecen al inconsciente colectivo. Arquetipos tales como la mentalidad estratégica y marcial de Ògún, la vivacidad e independencia de Odé, la calma benevolente de Òòsà-nlà, etc.

Nuestro Ègbé Òrísá

Aprovecho este punto para presentar nuestro linaje o Ègbé en particular. Para comenzar diré que nosotros pertenecemos a la nación Djèjé-Nàgó. Cuando los franceses llegaron a esta región africana llamaban Nàgó a todos los pueblos que hablaban los dialectos emparentados con el yoruba. Esta generalización fue luego copiada por los portugueses. Así este término se popularizo en Brasil y se los llamo Nàgó a todos los yorubas por igual. Pero en realidad las naciones emparentadas por una misma tradición y el dialecto Nàgó desde siempre fueron: Àná, Òhòrí, Ìfònyín y Awòrí, este último Ègbé, Awòrí es considerado nuestro linaje original.

En la actualidad muchos sub-grupos Djèjé-Nàgó aún siguen ahí. Fronterizos con Benín, el antiguo reino de Dahomey al oeste y con la región de Lagos al este, teniendo el océano al sur. Ellos hablan un dialecto surgido el lenguaje Nàgó (yoruba) y Djèjé (Dahomeanos). Lo cual es algo normal en todo pueblo fronterizo de cualquier lugar del mundo.  Porque estaban ubicados precisamente entre el reino de Dahomey (Djèjé) y el reino de Oyó (verdaderos yoruba). Al pasar de los años y con la solidificación de los cultos fue necesario diferenciar las regiones. De ahí que a nuestra nación o región de culto se les llamo Djèjé-Nàgó para diferenciar a los Nàgó de la frontera con Dahomey de los de Oyó.

El trance con los Òrísá en nuestro Ègbé

En nuestra tradición tenemos dos expresiones totalmente distintas para el trance. Una es incorporar y se trata de la posesión con espíritus desencarnados que se manifiestan a través de los canalizadores o médium. El segundo es ocupación y es el trance mediante el cual una persona conecta a través de su Òrísá èlédá con la red de todas las energías de la vida. Ocuparse es una capacidad que potencialmente todos tenemos, pero es necesario un tiempo de preparación y aprendizaje. Porque para ello es necesario cambiar el filtro de percepción y preparar nuestro cuerpo. La preparación es abrirnos a un gran número de mundos que no podemos observar cuando estamos en el estado de la realidad cotidiana.

La preparación consiste en técnicas que son canales hacia el campo de conocimiento no individual. Es un viaje directo al inconsciente donde se encuentra toda la información de todas las existencias pasadas presentes y futuras. Es como una red que lo interconecta todo y que constantemente está cambiando el ritmo del movimiento, el color, el sonido, etc. A través de las técnicas chamánicas que utilizamos para prepararnos, los iniciados se encuentran con la red que conecta todas las informaciones de la vida. Pero esta preparación no se hace totalmente consiente hasta que la persona no supera los prejuicios del ego.

Existen básicamente dos tipos de relación con los Òrísá. Uno es emocional, mecánico, instintivo y se lleva a cabo a través de la iniciación, los retiros espirituales y del trance. El segundo es más intelectual, racional y se va desarrollando progresivamente por medio de consultas con el oráculo. Pero sobre todo del estudio, las ofrendas, las oraciones y los cantos sagrados. Desde los tiempos más remotos los seres humanos de todas las culturas del mundo han utilizado el trance. Cada cultura ha desarrollado técnicas con el fin de llegar al trance. En nuestro caso es la percusión chamánica, los cantos sagrados, la danza tribal, retiros espirituales entre otras metodologías.

Si deseas conocer estas técnicas y disfrutar de sus beneficios consúltanos.

Más adelante ampliaremos este artículo.”

User registration

Reset password