LLÁMANOS +34 638 90 80 48
SÍGUENOS
Top

Èsú rey de las 7 encrucijadas

Este artículo de blog está dedicado a homenajear al gran pueblo del Èsú de Kimbanda. Pero principalmente al Èsú conocido como el Èsú rey de las 7 encrucijadas. Para entender a esta entidad es necesario hablar sobre que es Èsú, la Kimbanda y el septenario sagrado. Teniendo muy presente la dualidad manifestada por las entidades espirituales que allí trabajan, conocidos como Èsú y Pomba gira.  Siendo siempre coherentes y dejando de lado la visión materialista sobre lo que es la Kimbanda. Distorsión que lamentablemente ha ido creciendo a través del tiempo y predomina hoy en día. Por lo que aquí daremos un punto de vista diferente, que trasmite los beneficios de ver el mundo que nos rodea desde los ojos de la evolución espiritual.

Èsú rey de la 7 encrucijadas

De esta manera comprendemos mejor a estos seres que nos ayudan en cada aspecto de la vida diaria. Siendo más conscientes de que mientras vivimos no podemos dejar de actuar. Con lo cual debemos ser consecuentes con nuestros actos debido a que cada acción tiene su reacción igual y contraria. Por lo tanto, si nos encontramos en una situación desagradable lo primero que tenemos que pensar es ¿qué acciones me llevaron a esta situación? Así como también, ¿qué pensamiento generaron los sentimientos que impulsaron estas acciones?

Que es Èsú

Èsú es una entidad de los yoruba y significa esfera, nombre que hace alusión a que su influencia abarca todo el plano físico. Por extensión abarca el materialismo y las manifestaciones de lo negativo o Èlénìnì (adversario). Su existencia nos enseña que sin la oscuridad no veríamos la luz. Èsú es todo lo que podemos percibir, por lo que todos los Òrísá necesitan un Èsú específico. Por lo tanto, esta entidad manifiesta la situación que estamos viviendo, buenas o malas. Èsú es un ser que nos empuja a el crecimiento porque todo cambio exige una crisis y no hay evolución sin cambio. Este Òrísá en Kimbanda paso a ser el foco central con el que trabajan los espíritus desencarnados y el Èsú rey de las 7 encrucijadas es la entidad espiritual que canaliza esta esencia.

“Para saber más sobre Èsú visita nuestro artículo, Èsú Bàrá, Señor del destino”.

Kimbanda

Una tradición basada en el chamanismo transcultural de matriz bantú. El cual se centra en el culto a los espíritus desencarnados, a través de los cuales se conecta con las fuerzas de la naturaleza. La Kimbanda es una manifestación chamánica de arraigo popular, que tiene miles de adeptos en el universo místico latinoamericano. A pesar de que surgió de la unión de prácticas de distintos grupos étnicos, su metodología contiene una sabiduría chamánica ancestral que no ha cambiado. Además, generó ciertas influencias muy notorias en otros cultos como el Candomblé o la Umbanda de Zélio, entre otros.

En los procesos que surgen a través del contacto intercultural, los cultos tradicionales bantús sufren transformaciones. De esta manera surgen factores ajenos como, por ejemplo, que los rituales benéficos de consagración, así como otros tratamientos terapéuticos propios de estos cultos, se confundan con la nigromancia, destructiva y maléfica. Por este motivo nos vemos en la necesidad de reafirmar que, en su origen, los rituales del Kimbanda o sacerdote curador, nunca estaban dedicados al mal, ni a trabajos con el diablo. Porque esta figura en la concepción bantú, ni siquiera existe, por lo tanto, es totalmente imposible, que estos chamanes se dedicaran a la magia negra o brujería oscura. Ni tampoco el Èsú rey de las 7 encrucijadas es Èsú Lucifer, esto es un mero sincretismo mal comprendido.

Èsú en la Kimbanda

Como todo Òrísá, Èsú es una energía viva de la naturaleza misma que algunos seres del mundo espiritual representan por afinidad vibratoria. Este es el caso de los llamados Èsú de Kimbanda, una gran entidad espiritual en la que se agrupan un gran número de espíritus en evolución organizados por el Èsú rey de las 7 encrucijadas. Estos seres humanos desencarnados se separan en dos grandes grupos: Èsú hombre y Èsú mujer, esta última es más conocida como Pomba gira. Èsú en Kimbanda llega a través del trance mediúmnico, para evolucionar manifestando el bien. Cada ser humano tiene su dupla individual que responde a su destino, su Òrísá y a sus necesidades de evolución.  Según la encarnación ultima de los dos, médium/espíritu, estos tendrán algo en común, y ese algo es lo que los une hasta el día de la muerte.

Los 7 reinos de Èsú en la Kimbanda

Para que los 7 reinos de Èsú queden claros creemos que la mejor explicación teórica es la siguiente. Èsú es como un río que tiene todo su largo desde un principio hasta que desemboca en el mar. Pero en el trayecto de su curso se van abriendo varios brazos o ramas. Es así que las ramificaciones de esas aguas, siguen siendo el mismo río sin perder la esencia, sin perder sus propiedades. Por eso decimos que Èsú es uno, pero sus “ramificaciones” o falanges son siete, las cuales se subdividen llegando a millares. Los siete poderosos Èsú de estas ramificaciones y sus contrapartes femeninas trabajan con los constructores de la forma.

El reino de la encrucijada

Èsú hombre y Èsú mujer están al servicio de los Òrísá, sirviéndose directamente de su Àsé para manipular las cuatro fuerzas (encrucijada). Estas cuatro fuerzas son la esencia que tiene dominio sobre los elementales o constructores de la forma. En el orden de la jerarquía espiritual, los Òrísá y los espíritus desencarnados del septenario sagrado mantienen la armonía de la naturaleza. Porque ellos poseen la vibración de la luz más alta que podemos comprender en nuestro estado de evolución. Los Èsú y las Pomba gira de Kimbanda trabajan en la vibración de Èsú representando a los Òrísá que le correspondan. Por otro lado, los elementales constructores de la forma, son el poder de nuestro gran ser creador.

El septenario sagrado

Para comenzar a entender la estructura del septenario sagrado, debemos comprender que todos los espíritus se agrupan por afinidad. Por lo tanto, los espíritus desencarnados a los que llamamos Èsú, son en la Kimbanda un grupo de seres que forman una verdadera red de trabajo. Una entidad en la cual intercambian las energías de una manera armoniosa y sutil. Formando así una estructura poderosa, que les permite abarcar los temas más diversos y trabajar con todas las fuerzas de la naturaleza. Los 7 reinos de Èsú, son las siete irradiaciones vivas del gran ser cósmico. Una gran colectividad considerada como unidad, comandada por el Èsú rey de las 7 encrucijadas.

El gran Èsú rey de las 7 encrucijadas agrupo los pueblos de la Kimbanda, dándole el orden que tiene el organigrama del septenario sagrado. Este orden es: encrucijada, estrada (carreteras, caminos o calles), Kalunga (cementerio), Almas (el espíritu colectivo de los antepasados), mato (monte, selva o arboleda), Oriente (gitanos, hindúes, asiáticos, etc.) y por último la playa para limpiar todo el recinto. De esta manera ordeno a los espíritus pertenecientes a un mismo grupo, hombres y mujeres por igual. De esta manera se agrupan todos, y cada uno, en una sola corriente, irradiando su propia energía proveniente de cada lugar o reino del septenario sagrado.

Èsú rey de la 7 encrucijadas

Este espíritu desencarnado fue quien comenzó la organización de la Kurimba (ceremonia de los Kimbanda). Como antes mencionamos, él remarcó que Èsú siendo el agente mágico de la naturaleza, tiene en su magia un orden basado en el septenario sagrado. Por lo que los siete reinos que son las manifestaciones físicas de este orden deben respetarse en los trabajos de Kimbanda. De esta manera cada pueblo perteneciente a un reino condensara su energía y luego expandirán esa fuerza hacia los otros reinos. El Èsú rey de las 7 encrucijadas también instauró la relación entre Pomba Gira y el septenario sagrado.

Para terminar de establecer su linaje, el Èsú rey de las 7 encrucijadas indicó que a partir del año, mes y día que más 7 tuviera, 7/7/77, se generarían cambios importantes. De esta manera el Èsú rey de la 7 encrucijadas anuncia los cambios que vinieron a partir de 1977 en Uruguay. Porque a partir de esta fecha Èsú comienza a ocupar un lugar muy importante dentro del chamanismo afro americano. Desde entonces el día 7 del mes 7 se celebra una Kurimba en homenaje a este gran rey y por extensión a todos los Èsú en la Kimbanda.

“Más adelante ampliaremos este artículo.” Pero si deseas saber más sobre Èsú en la Kimbanda o compartir la experiencia de una Kurimba, ponte en contacto con nosotros.

User registration

Reset password