LLÁMANOS +34 638 90 80 48
SÍGUENOS
Top

Aniversario de Umbanda

Noviembre es un mes muy especial para todos los Umbandistas debido a que en este mes se celebra el aniversario de Umbanda. Esto es porque la primera manifestación oficial de un espíritu de Umbanda. Fuera de la influencia del candomblé y con registro histórico, es la del Caboclo das Sete Encruzilhadas en su médium Zélio Fernandino de Moraes, el 15 de noviembre de 1908. La Tienda Nuestra Señora de la Piedad, fundada por Zélio. Este es el primer centro espiritual de Umbanda registrado oficialmente en Brasil. Por eso los hechos que allí acontecieron son de fundamental importancia para todos nosotros.  Son hechos que marcan profundamente el impulso que la doctrina espiritista le dio al chamanismo Umbandista en el plano material.

Como comenzó todo “aniversario de Umbanda”

El aniversario de Umbanda surge según cuenta la historia, en 1908. El joven Zelio Fernandino de Moraes de 17 años, había terminado el colegio de enseñanza media y se preparaba para ingresar en la escuela naval.  Fue entonces cuando hechos extraños comenzaron a acontecer en su vida. En algunos momentos Zélio era visto hablando suavemente, con la postura de un viejo en acento diferente al de su región. El decía cosas aparentemente desconectadas de su realidad. En otros momentos parecía un felino ágil, mostrando conocer todos los misterios de la naturaleza. Eso llamo la atención de la familia, que comenzó a preocuparse por la situación mental del pequeño. Estos ataques se volvieron cada vez más frecuentes.

Así Zélio fue llevado a su tío, el Dr. Epaminondas de Moraes, médico psiquiatra y director del Hospital da Vargem Grande. Al no encontrar sus síntomas en ningún libro médico, sugirió a la familia que lo consultaran con un sacerdote católico. Este sacerdote realizaría un ritual de exorcismo. Comenzaba a pensar que su sobrino estuviera poseído por algún ser demoniaco.

Fue llamado otro pariente, tío de Zélio, padre católico que realizó dicho exorcismo para librarlo de la posible presencia del demonio y sanarlo de los ataques. Ni este y ni otros dos exorcismos, acompañados de otros sacerdotes católicos, resolvieron la situación y las manifestaciones continuaron.

La enfermedad de Zélio Fernandino de Moraes

Algún tiempo después Zélio fue tomado por una parálisis parcial, que los médicos no conseguían entender. Un día Zélio se levanta de su lecho y dice: «mañana estaré curado» y al día siguiente comenzó a andar como si nada hubiese pasado. Nadie supo realmente explicar lo que había sucedido así comienza el evento que dio origen al aniversario de Umbanda. .

A raíz de esto su madre, Leonor de Moraes, llevo a Zélio a una señora curandera llamada Candida, figura conocida en la zona donde vivió y que incorporaba el espíritu de un viejo hombre negro llamado tío Antonio. Tío Antonio recibió el niño y luego de hacer sus oraciones le dijo al chico que poseía el don de la mediumnidad y que debía trabajar con la caridad. Su familia, que era católica, quedó totalmente sorprendida. El padre de Zelio, el Sr. Joaquim Costa Fernandino, a pesar de no asistir a ningún centro espirita, era un adepto del espiritismo, ya que le gustaba leer libros sobre el tema.

Aniversario de Umbanda

Fue entonces cuando un amigo de su padre, sugirió una visita a la Federación Espírita de Niteroi, municipio vecino a São Gonçalo (Río de Janeiro) donde residía la Familia Moraes. Quien la presidia por entonces era el Sr. José de Souza.

Tras e explicar lo ocurrido, Zélio fue invitado a participar de una sesión espiritista. Esto sucedía el día 15 de noviembre de 1908, los hechos sucedidos este día dieron origen al aniversario de Umbanda.

Invitado a sentarse a la mesa y una vez comenzada la sesión, Zélio en seguida se levantó, tomado por una energía extraña. Trasgrediendo de esta manera las normas de la doctrina establecida por la institución espírita, y dijo: “aquí está faltando una flor”.  Salió al jardín en busca de una rosa, que colocó en el centro de la mesa, causando gran contrariedad entre los participantes. Ellos estaban acostumbrados a seguir estrictamente una estructura ritual según las pautas de Allan Kardec.

Restablecida la corriente, el Sr. José de Souza, que poseía también clarividencia, verificó la presencia de espíritus de esclavos viejos y de nativos brasileños. Estos fueron invitados a retirarse advertidos de su atraso espiritual. También pudo ver un espíritu manifestado en Zélio que le hacía hablar. Él preguntaba cuál era el motivo por el cual no dejaban comunicarse a los espíritus y por qué eran considerados atrasados. Se sucedió una discusión y los responsables de la corriente procuraron adoctrinar o apartar al espíritu montado en Zélio. Viendo que no lograban su objetivo se decidió cambiar de actitud y preguntar al espíritu. Fue así que se generó el siguiente dialogo.

Debate entre Sr. José y El espíritu

Sr. José: ¿Quién es usted por qué el hermano habla en esos términos, pretendiendo que esta mesa acepte la manifestación de espíritus que por el grado de cultura que tuvieron cuando encarnados son claramente atrasados?

El espíritu: ¿Yo? Yo soy apenas un Caboclo brasilero.

Sr. José: Usted se identifica como Caboclo, pero veo en usted restos de vestimentas sacerdotales.

El espíritu: Lo que Ud. ve en mí son restos de una existencia anterior. Fui padre, mi nombre era Gabriel Malagrida. Cuando me acusaron de brujería fui sacrificado en la hoguera de la inquisición por haber previsto el terremoto que destruyó Lisboa en 1755. Pero en mi última existencia física Dios me concedió el privilegio de nacer como un nativo brasilero.

Sr. José: ¿Y cuál es su nombre?

El espíritu: Si es preciso que yo tenga un nombre, digan que yo soy el Caboclo das Sete Encruzilhadas, pues para mí no existirán caminos cerrados. Vengo a traer la Umbanda, una doctrina que armonizará las familias y que perdurará hasta el final de los siglos.

Y en el paso de la conversación el Sr. José pregunta si ya no existen doctrinas filosóficas y espirituales suficientes, haciendo inclusive mención al espiritismo de Allan Kardec.

El espíritu: Dios, en su infinita bondad, estableció en la muerte. El gran nivelador universal, rico o pobre, poderoso o humilde, todos se tornan iguales en la muerte.  Ustedes hombres pre-conceptuosos, no contentos en establecer diferencias entre los vivos, procuran llevar estas mismas diferencias hasta mismo más allá de la barrera de la muerte. ¿Por qué no pueden visitarles estos humildes trabajadores del espacio? A pesar de que no hubieren sido personas importantes en la Tierra, también traen importantes mensajes del más allá ¿Por qué el no a los Caboclos y pretos velhos? ¿Acaso no fueron ellos también hijos del mismo creador?…

“Una nueva doctrina”

Si juzgan atrasados a esos espíritus de negros e indios debo decir que mañana estaré en la casa de este hombre (Zélio). Así daré comienzo a la doctrina de Umbanda, en que esos negros y esos indios podrán dar su mensaje. De esta manera podrán cumplir la misión que el plano espiritual les confió, como así también cualquier entidad que quiera o precisa manifestarse, independiente de aquello que haya sido en vida, todos serán oídos. Nosotros aprenderemos con aquellos espíritus que supieren más y enseñaremos a aquellos que supieran menos.  A ninguno daremos la espalda, a ninguno diremos no, pues esta es la voluntad del Padre. Será una religión que hablará a los humildes, simbolizando la igualdad que debe existir en todos los hermanos, encarnados y desencarnados. (Nótese que el caboclo menciona una nueva doctrina, y no una nueva religión, debido a que la Umbada ya existía)

Sr. José: ¿Y qué nombre darán a este lugar?

El espíritu: Tanda Espírita Nossa Senhora da Piedade, porque así como María acoge a su hijo en brazos también serán acogidos como hijos todos aquellos necesitados de ayuda y consuelo.

Comentarios de Zélio de Moraes

Según el propio Zélio de Moraes cuenta, el 16 de noviembre ocurrió lo siguiente: Mi familia estaba asustada, yo mismo no sabía explicar qué pasaba conmigo. Me sorprendía haber hablado con aquellos hombres de cabeza blanca, alrededor de una mesa, donde se practicaba un trabajo para mí, desconocido. ¿Cómo podría a los 17 años organizar una doctrina filosófica-espiritual? Sin embargo yo mismo hablaba sin saber lo que decía. Era una sensación extraña, una fuerza superior que me impulsaba a hacer y a decir lo que ni siquiera pasaba por mi pensamiento.

Lo que ocurrió aquel día

En la casa de la calle Floriano Peixoto nº 30, al acercarse la hora marcada (20 hs) ya se reunían los miembros de la federación espiritista, seguramente para comprobar la veracidad de lo que fue declarado en la vísperadía que pasaría a la historia como el aniversario de Umbanda. También se encontraban en el lugar los parientes más allegados, amigos, vecinos, gente de afuera y gran número de desconocidos.

Exactamente a la hora prefijada, se manifestó el Caboclo das Sete Encruzilhadas y declaró lo siguiente: «Vine para fundar la Umbanda en Brasil, aquí se inicia una nueva doctrina espiritual en el que los espíritus de pretos velhos, africanos, indios nativos de nuestra Tierra, que han servido como esclavos y que desencarnados no encuentran campo de acción en los remanentes de las tradiciones negras, muchas de ellas ya corruptas y dirigidas casi exclusivamente para trabajos de hechicería.

En Umbanda cualquier espíritu puro (Ègún-gún) que desee manifestarse para traer su mensaje, podrá trabajar en beneficios de sus hermanos encarnados, cualquiera sea el color, raza, creencia o posición social. La práctica de la caridad en el sentido del amor fraterno, será la característica principal de este culto y que tendrá por base el evangelio de Cristo y como maestro supremo a Jesús».

El caboclo de las siete encrucijadas

El Caboclo das Sete Encruzilhadas estableció las condiciones de la estructura básica en Umbanda. Sesiones se llamarían los trabajos espirituales que se realizarían diariamente de 20 hs a 22 hs. Dio también el nombre de la doctrina; uno de los presentes anotó Allabanda, pero cuando se le preguntó al Caboclo, el respondió Aumbanda. Posteriormente, considerando que no sonaba bien para la fonética brasileña, se sustituyó por Umbanda.

Esta casa de trabajos espirituales que en ese momento se fundaba recibió el nombre de Tenda Espírita Nossa Senhora da Piedade. Dictadas las bases de la doctrina y después de haber respondido las preguntas que le hicieron en latín y alemán, el Caboclo das Sete Encruzilhadas se puso a trabajar. Él  curaba enfermos, dando apoyo espiritual y moral, haciendo previsiones, pases de energía y trasmitir algunas enseñanzas espirituales.

Los primeros elementos chamánicos

Luego informó que debía retirarse pues otra entidad precisaba manifestarse. Después de la subida del Caboclo, Zélio, incorporó una entidad reconocida como Preto Velho. Saliendo de la mesa se dirigió a un canto de la sala donde permaneció agachado. Siendo cuestionado por qué no se quedaba en la mesa, respondió: “Negro no sienta no mi señor, negro queda aquí mismo. Eso es cosa del señor blanco y negro debe respetar“, después de la insistencia todavía completó. “No debe preocuparse no, negro queda en el tronco que es lugar de negro” . Y así continuó diciendo otras cosas mostrando la simplicidad, humildad y mansedumbre de aquel que trayendo el estereotipo del Preto Velho, se dio a conocer como Pai Antonio, cautivando a todos con su forma de ser.

Le preguntaron si no aceptaba ningún agrado, a lo que respondió: ” Mi pipa, negro quiere el tabaco que dejo en el tronco. Manda al chico a buscarlo”. Todos quedaron perplejos, estaban presenciando la solicitud del primer elemento material de trabajo dentro de la Umbanda. En la semana siguiente todos trajeron cachimbos “pipas de fumar “. Aunque solamente necesitaban apenas uno para el Pai Antonio. Así el cachimbo fue instituido en la línea vibratoria de la sabiduría. Esta linea está representada principalmente por los espíritus denominados negros viejos o como se dice en portugués pretos velhos. Ha sido también él la primera entidad en pedir una guía o collar de trabajo.

Sesiones terapéuticas de Umbanda

En los días que siguieron a este acontecimiento, se formó una verdadera aglomeración en la casa de Zélio. Allí iban enfermos, ciegos, paralíticos, un verdadero lazareto, todos en busca de cura. Médiums cuyas manifestaciones habían sido consideradas problemas psicológicos y psiquiátricos, dejaron los hospitales dando pruebas de sus dotes espirituales, viniendo a trabajar junto al Caboclo das Sete Encruzilhadas. En un sistema terapéutico que en realidad venia funcionando desde hace miles de años. Sus resultados eran asombrosos pero que la estrechez de mente había descartado.

Después de un tiempo, Zélio canaliza un espíritu con el nombre de Òrísá Malé, este espíritu es encargado del desmantelamiento de prácticas que intentan conjurar las fuerzas maléficas para causar daño a los demás, destruyendo sabiamente las energías malvadas de los que le buscan. El padre de Zélio frecuentemente era abordado por personas que querían saber cómo él aceptaba todo eso que venía aconteciendo en su residencia. Su respuesta era siempre la misma, en tono de juego respondía que prefería un hijo médium en lugar de un hijo loco.

 Expansión y evolución de la Umbanda

Diez años más tarde, en 1918, el Caboclo das Sete Encruzilhadas, recibiendo órdenes de las esferas superiores, fundo siete centros espirituales, para la difusión de la Umbanda, dándoles los siguientes nombres: Nossa Senhora da Guia, Nossa Senhora da Conceição, Santa Bárbara, São Pedro, Oxalá, São Jorge y São Jerônimo. El ritual era siempre simple, sin sacrificio de animales de ningún tipo, ni el uso de tambores. Los tambores comenzaron a ser utilizados con el tiempo por algunos de los centros espirituales fundados por el Caboclo das Sete Encruzilhadas. La Tienda Nossa Senhora da Piedade, no los utilizó en sus rituales nunca.

Los collares solo eran utilizados por ciertas entidades que lo solicitaban. Los médium se preparaban con baños de descarga hechos con yerbas e incensando la sala. De esta manera nació la corriente doctrinaria de Umbanda.  Esta corriente por sus características se acerca más al concepto de chamanismo sincrético que al simple y llano espiritismo. Fue un trabajo arduo e incesante para la aclaración, difusión y asentamiento de la doctrina de Umbanda. Después de 55 años de actividad entregó la dirección de los trabajos de su centro espiritual a sus hijas Celia y Zilméia. Más tarde, junto con su esposa Maria Isabel de Moraes, médium del Caboclo Roxo, fundaron la Cabana de Pai Antônio en el distrito de Boca do Mato, municipio de Cachoeira del Macau, en Río de Janeiro.

Mas de 10 mil centros

Mientras Zélio estuvo encarnado fueron fundados más de 10 mil, centros espirituales de Umbanda, que aun que seguían la base doctrinaria original, sincretizaron corrientes de pensamientos muy variadas. Zélio Fernandino de Moraes desencarnó en el día 03 de octubre de 1975. Sus hijas dieron continuidad al trabajo. El centro espiritual fundado por Zélio mantiene hoy sus puertas abiertas bajo la presidencia de Lygia Cunha, su nieta. Ella abre una vez al mes la Cabana de Pai Antônio, con el fin de divulgar y fomentar la doctrina Umbandista para la práctica de la caridad espiritual y material. Este es un servicio prestado de forma gratuita por sus miembros según lo recomendado por el Caboclo das Sete Encruzilhadas.

Nota: La historia de Zelio de Moraes que aquí presentamos, es una transcripción  realizada con el mayor de los respetos hacia todos los seres que aquí se nombran sacando esta información de varias fuentes entre otras, el sitio web de Doña Lygia Cunha.

Para saber más sobre este u otros temas espirituales contacta con nosotros.

User registration

Reset password